domingo, 29 de octubre de 2017

Nuestra Llenura Interior se Refleja

¿Reconocemos aquello de lo que estamos llenos interiormente?
En la quietud observamos y hacemos presente lo que llena nuestra vida. Imaginarios, intenciones, pensamientos, creencias, deseos, sentimientos, emociones, pasan unos tras otros en el silencio de observación. Son la esencia de nuestras actuales relaciones, de nuestros cotidianos comportamientos, de nuestras experiencias de amor o sufrimiento.
Observar cada instante y revelar lo que le impulsa a expresarse resulta esencial en nuestro propósito de auto-realización. Pensar, diagnosticar, analizar, dejar a la razón que se encargue es el camino que comúnmente hemos aceptado. Lo que le da fuerza a justificarlo y quedar atrapados en la rueda de causa, consecuencia, solución.
El rencor, dolor, amor, desesperanza, carencia, riqueza, insaciabilidad existencial de deseos muestra que estamos llenos de apegos, atrapados y aferrados queriendo atraparlo todo, controlarlo todo y de esa manera somos controlados.
Solo hay que dejarlo pasar sin apegarse, sin preocuparse, sin justificarse, sin aferrarse. Ser el observador y dejar que siga su curso todo hallará su armonía de equilibrio.
Carlos Daniel Bermúdez Pinzón