lunes, 3 de octubre de 2016

Ahora Convocatoria al Plebiscito Interior


Todo el tiempo estamos participando en nuestra cotidianidad con el propósito de mejorar las realidades que nos rodean, las vías, los parques, la convivencia, la seguridad, los acuerdos pactados, la familia y todo lo que nos involucra; es por esto que la afirmación del pronombre plural “Somos Todos”  tiene la intencionalidad de convocarnos como cultura territorial en responsabilidad y pertenencia para transformar los escenarios donde nos integramos. Esa es una invitación a actuar hacia el exterior de nosotros mismos para el beneficio colectivo lo que exige no descuidar la propia interioridad.
Para construir el “Somos todos” es indispensable adquirir consciencia por sí mismos del “Soy uno”. Conociendo o acercándome a mi forma de emocionarme, de sentir, de obrar, de amar, de odiar, de reaccionar es la forma de aprender a auto regularme y equilibrarme en la armonía con los demás y fundamentalmente conmigo mismo. Ese es el camino para llegar a participar de una manera más justa, equitativa y comprometida con todos. Por ello ahora quiero convocarles al periódico plebiscito del interior. Este no involucra movimientos, partidos, sí a su cuerpo, a su corazón, a su mente o su espíritu bajo el único liderazgo de usted mismo.
Este mecanismo de participación para el sí mismo también requiere de decisión, modificación e implementación de formas de pensar, de sus intenciones y sus comportamientos y está regido única y exclusivamente por la Constitución y ley fundamental de ser mejores seres humanos. Citemos entonces a las urnas del equilibrio psicoemocional y de las relaciones saludables en cada uno de nosotros y respondamos a la única pregunta:

 ¿Es mi propósito constante el  convertirme en un ser humano con Bienestar interior?
La aprobación es de carácter vinculante y plena, es decir que exige el compromiso para corregir mis errores, elaborar mis heridas físicas, psicológicas, de relaciones desde todos mis órganos internos y comportamientos. De eso dependerá el tipo de persona, de padre, de madre, de profesional, de trabajador, de político, de ciudadano que conformará el “Fontibón Somos Todos” y aún más allá de la ciudad, del país, del continente, del planeta de todos.
En cada uno es necesario convocar semanalmente, diariamente, instante a instante,  a un plebiscito interior donde sanemos y nos reafirmemos una y otra vez como mejores seres humanos, libres de enfermedades personales, de injusticia en nuestro obrar y de la reactiva emocionalidad hacia los que piensan, sienten y se expresan diferente.

Carlos Daniel Bermúdez Pinzón
Psicólogo escritor de literatura
Con resilientes imaginarios  Twitter @CarlosDanielBP