domingo, 2 de agosto de 2015

Escritura en tranquilidad

Elegí un momento de intimidad, en silencio
De aquellos que fugazmente vacían mi corazón de emociones y sentimientos programados por los encuentros, a veces llamados relaciones de amor,
Mas solo son la turbulencia ocasionada
Por un mundo provocador y distractor
De esencias.

Al fín en el encuentro sin el yo de las razones, estuve en mí, en quietud con conciencia.
Me hallé con algo imaginado, sin jamàs haber verificado su verdadera existencia: le llame tranquilidad y me sumerguí desde entonces en ella.
Ahora soy su discípulo, aquel que teje letras en escrituras desde la cual ella toca corazones y conduce a su esencial virtud la armonía.